Medios y niñez: su privacidad e integridad en la mira

“Mira, ése es Juan, salió ayer en la T.V.”. La comunidad señala al adolescente. El informativo le vinculó a un suceso, mostró su imagen y dio su nombre. Ahora, su vida diaria está perturbada.

Ni identificación, ni imágenes, ni información que atenten contra los derechos de niños, niñas y adolescentes. Así lo establece el Haga click aquí (link). Se deben respetar los derechos a la privacidad de su vida y a su integridad física y moral.
Estas prohibiciones se aplican a todos los niños, niñas y adolescentes, incluidas las víctimas, testigos y agentes de actos delictivos. La ley, se extiende a todos los medios: escritos, televisivos y radiales.
Los medios informan constantemente sobre niños, niñas y adolescentes en conflicto o presuntamente en conflicto con la ley. Su identificación, implicaría la discriminación en sus comunidades y poner en peligro su  integridad y reinserción social. Además, se debe evitar asociar su condición de no imputables como una causa de inseguridad ciudadana.
La presentación mediática de niños, niñas y adolescentes víctimas puede suponer su revictimización. Los medios, les exponen a revivir situaciones traumáticas. Las secuelas psicológicas y sociales pueden ser insuperables y su integridad corre peligro. Ante estas situaciones, por ejemplo, de abuso o maltrato, deben evitarse las entrevistas.
Algunos medios, les tapan los ojos o muestran perfiles de caras pero, aún así, siguen siendo identificados. Se debe distorsionar completamente la imagen y voz para que sean irreconocibles. También, cuidar el uso de imágenes de familiares y de su entorno que faciliten su identificación.
Unicef advierte que Haga click aquí (link).
Los funcionarios que infrinjan la ley en Uruguay son sancionados con suspensión laboral temporal o destitución a la tercera infracción. Los medios infractores pagarán una multa (CNA art. 96).
El INAU, es el ente estatal uruguayo encargado de monitorear los espectáculos y exhibiciones públicas de la niñez y adolescencia y salvaguardar su salud moral, intelectual y física (Ley 15.977).
Recientemente, el canal español Cuatro (Grupo Prisa), emitió un reportaje que identificaba claramente a niños y adolescentes colombianos. Violó los derechos de estos niños y adolescentes y les puso en grave peligro. Además, infringió el Código de autorregulación firmado por el Canal. Las denuncias se sumaron y el reportaje ha sido retirado (Ver Pronunciamiento de la Agencia PANDI, miembro de la Red ANDI América Latina).
Los medios deben ser espacios educativos, que promuevan los derechos de los niños, niñas y adolescentes y denuncien su vulneración. Deben evitar sensacionalismos y analizar cuidadosamente las consecuencias de toda publicación y el daño que pudiera causar.
Redacción: Voz y Vos