CAPITULO INFANCIA X MES: El segundo abuso

¿Cómo responde la Justicia argentina cuando un chico víctima o testigo de algún delito acude a ella? La respuesta por ahora, lamentablemente, es sólo una: depende. ¿De qué?
De cómo los distintos organismos judiciales se hayan adecuado a los procedimientos que estableció en 2004 la reforma del Código Procesal Penal de la Nación, tendientes a reducir el trauma y la revictimización asociados a prestar declaración ante un juez o tribunal en las mismas condiciones en las que lo hace un adulto.
Una reforma que en los hechos no se aplica en todos los lugares de la misma forma y, en otros, ni siquiera se aplica.

Así lo confirman expertos en la última edición de la revista digital Capítulo Infancia X Mes, dedicada al análisis de la respuesta judicial a los chicos y chicas víctimas de delitos.

Y, también, una reforma que tuvo un antecedente que puso el tema en discusión pública dos años antes. Fue a partir de la historia de un niño de cuatro años, que vivía en Capital Federal, que era abusado por su padrastro. Al enterarse de esto, su madre realizó la denuncia en la Policía Federal, y a partir de eso, el niño fue sometido a una decena de intervenciones judiciales, entre estudios, pericias y declaraciones testimoniales con el pretexto de obtener cada vez más y más información. Cuatro años después de la denuncia, el caso no había sido resuelto, al tiempo que la madre realizaba numerosas presentaciones de recursos para lograr que su hijo deje de ser violentado por el propio Poder Judicial, pero sin respuesta alguna.
La próxima instancia a la que acudió fue la Corte Suprema de Justicia y desde allí recién llegaron las respuestas: un fallo de ese alto tribunal revocó la decisión de una jueza de primera instancia que pedía una nueva declaración testimonial del niño y aseguró que el daño psicológico que este podía sufrir por las reiteradas convocatorias y exámenes resultaba irreparable.

Fue este primer caso el que puso en evidencia las numerosas y gravísimas falencias en los órganos del Estado argentino para abordar situaciones vinculadas con los chicos víctimas de delitos, especialmente el abuso. Y fue a partir de ahí que empezaron a visualizarse algunos cambios. Pero todavía queda mucho por hacer.

—————————————————————-

Leer la nota completa en la nueva edición de la revista digital Capítulo Infancia X Mes, que ya está on line.

Además, podés consultar las ediciones anteriores

www.periodismosocial.net “>
www.periodismosocial.net “>www.periodismosocial.net

Estamos en Facebook y Twitter: sumate a nuestra comunidad